Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Guillermo Roux: el Poder de la Belleza, por Cristina Castello

Publié le par Cristina Castello

1.-img001-Roux-baja MONCHO

Guillermo Roux: 

«Cuando la Belleza es suprema, mata» 

Por Cristina Castello

Son muchos los signos de la belleza. Pero, para gozarla, hay que vivir a conciencia despierta. Para sentir -como el ave fénix de la leyenda, con sus 365 plumas- la mañana de la vida, la obstinación del atardecer y el enigma de la noche.

Y es verdad que el concepto de belleza parece abstracto. Pero no. Para William Yeats, era sinónimo de piedad, a Oliverio Girondo lo acercaba a Dios y para Miguel Hernández, era coraje: “confluyen situaciones bellas miles en un solo minuto de valor”, escribió. Por eso -aunque muy grato- no es la única forma de deleite, visitar las pirámides de Egipto, ver el coloso de Rodas, los jardines colgantes de Babilonia, o cualquiera de las siete maravillas del mundo. Sólo hace falta tener gula de luz, voracidad de ojos abiertos y una furia enorme de ventanas para adentro: hacia nosotros mismos. Porque la belleza es, creo, la tarea del hombre en este mundo.

Emparentada con el concepto de placer, es más abarcadora que él. Pensadores y poetas asocian la belleza a la trascendencia, y/o a la sensibilidad, y/o a la inteligencia. Lo placentero, en cambio, tiene que ver con lo agradable, con la alegría de vivir y hasta con el ocio, cuando éste nos gratifica. No tiene la magnitud ni la hondura de lo bello. Pero es como un cosquilleo. Tiene ruidito de tostadas crujidas al alba y olor a plantín de lavanda al mediodía. Es un alborozo -más que necesario- que nos gratifica los sentidos. Por eso bien vale la pena -también en este caso- abrir nuestras ventanas al placer. Incluso al más simple.

Y no es difícil. Ya lo dijo Oscar Wilde: “los placeres sencillos, son el último refugio de los hombres complicados”. De los que son capaces del deleite. Como Guillermo Roux. (Cristina Castello)

 

—Artista… y sibarita, ¿cuál fue tu último deleite?

—La pasta reale (el mazapán), que hacen en “I Peccatucci di Mamma Andrea”, en Palermo, Sicilia (lo dice con el alborozo de un niño).

—¿Quién inventó expresión tan sutil de alegría, la sonrisa?

—Es una conquista de la humanidad y esa conquista se llamó Grecia. Fue en Creta, donde -de repente- aparecieron unas estatuillas pequeñas, con sonrisa misteriosa.

—Risa sin sonido, pero con música, ¿también el silencio puede tener música, como ciertos adagios?

—Sí, el silencio o la página en blanco: todo lo que se ponga allí, es un acto trascendente.

—-¿Cómo espantar el ruido de las palabras vacías, cuando el silencio aparece como una Gracia?

—Te contesto con una historia: cuando vivía en el Norte, conocí a Lanza del Vasto. Un día visitó una casa donde los perros ladraban, las gallinas cacareaban y los chanchos gritaban; entonces él se sentó, inmóvil, en una piedra y los miró, sólo los miró. Y todos callaron, y los perros fueron a lamerle las manos.

—Ceremonia de silencio y belleza, ¿qué es la belleza?

—Según lo siento, es una forma de revelación que trasciende los sentidos y nos pone en contacto con lo absoluto. Y en ese extremo, está más allá de la comprensión y de la razón, porque nos coloca por encima de lo humano e incluso el tiempo queda abolido.

—John Keats equiparó belleza y verdad, y Platón asimiló bien y belleza, ¿coincidís con ellos?

—Sí, la belleza es una forma de conocimiento que incluye el bien y la verdad. Me explico: como el hombre no tiene respuestas para los misterios de la existencia —el amor y el odio, la vida y la muerte—trata de serenar su espíritu; y elige caminos, para encontrar respuestas. Algunos las descubren en la religión; y para otros, un sendero posible es la belleza, pero…hay que tener cuidado con ella.

—Es modificadora, nadie sale indemne cuando es poseído por ella…

—A eso apuntaba, cuando la belleza nos arranca de lo cotidiano y nos instala por un soplo en un sentimiento de eternidad, toca lo sublime. Y  produce miedo.

—¿Le pasó?

—Sí…recuerdo una mañana de otoño, de luminosidad inefable. Yo estaba en el Museo Arqueológico de Nápoles, donde se conservan los frescos pompeyanos, en paz y despreocupado, recorriendo sus salas. Y de pronto me encontré solo en una sala muy chica, en cuyo centro había un Eros pequeño, tallado supuestamente por Praxíteles. Entonces retrocedí. De aquella figura no emanaba agresión, sino una dulzura infinita y sin embargo, no soportaba estar a solas con ella; por un instante perdí el sentido.

¿Sabés por qué? 

—-No, sólo sé que cuando la belleza es suprema, mata.

 

Con la boca hacia arriba, las máscaras griegas representaban la alegría. Y con la boca hacia abajo, la tragedia. Para Guillermo Roux, de refinamiento ético y estético notable, la belleza, en sí misma, es un valor. ¿Y si intentáramos que la vida fuera una oda a la alegría? Schiller estaría gozoso (c.c.)

3.-img988-roux-y-Cristina_Moncho-baja.jpg
Guillermo Roux, durante una de las tantas entrevistas conmigo, hace más de 20 años 


Y es despojamiento, esencia, sustancia pura. Y sencillez

—Así es, la sencillez, como forma decantada del gusto, es una esencia. Es la condensación de un proceso de síntesis lento, consciente y laborioso. Quiero decir: la sencillez, para que importe, debe ser estilo; y el estilo sólo se forma cuando pulimos nuestra personalidad y aprendemos a renunciar.

—¿De qué manera?

—Creo que hay dos caminos: uno es invertir en tabla de valores y el otro, dar tiempo al proceso de la cultura.

—Dice “valores” y recuerdo aquello de José Ingenieros sobre la “aristocracia del espíritu”, ¿hay mejor linaje?

—La palabra “linaje” no me resulta simpática y no quisiera hablar de “aristocracia”, para referirme al espíritu; reconozco una sola superioridad, que es la de los buenos sobre los malos.

—¿Por eso en su niñez sentía placer cuando miraba a aquella maestra suya, pura bondad, la señorita Susana?

—No, los recuerdos de mi maestra de segundo grado, son otros. Vestida como las tenistas de la época —hablamos de 1937—, con el rubor encendido en los cachetes de su cara redonda y siempre alegre, llegaba a la clase; pelo renegrido… ¡y aquellos grandes ojos negros, con un fuerte contorno azul de sombra! Aquel azul me hacía pensar en las noches de la señorita Susana y eso me producía una temblorosa excitación, cuyo significado no me atrevía a revelar.

—¿Ahora el hecho amoroso le parece un estado de víspera y de dicha?

—Es un estado de víspera, de cuya concreción nace la dicha.

—¿Y entre los dones del amor, el erotismo es la elegancia del sexo?  

—Como en todo lo verdadero, cuando el amor existe, todo en él es elegante.

5.-RouxObra-Frag1.jpg
©Obra del Maestro Roux 

—¿Cómo enseñar a los nuevos ricos que, para distinguirse, no “tienen que” comer ostras, sino pulirse?

—No sé, pero a mí no me gusta la cocina pretenciosa. Creo que quienes no saben cocinar, hacen cosas complicadas, igual que aquellos que no saben pintar. Así que un plato de fideos con manteca y queso no estaría para nada mal, siempre que estuvieran bien hechos, como los hace mi mujer.

—Insisto, ¿cómo cultivarles el placer por la simplicidad, las líneas netas en arquitectura, por ejemplo?

—Es difícil, porque hoy tenemos la estética del “mucho tener”, en detrimento del ser; y cuyo caso extremo es el kitsch.

—Y flores silvestres y jazmines no les gustan, porque no son caros…

—Bueno, pero que una orquídea cueste más que una margarita es una arbitrariedad del mercado, y no de la naturaleza. Recuerdo una vez fui a los Altos Hornos de Zapla, a hacer unas pinturas, había grandes extensiones de residuos de fundición y pilas amontonadas de una especie de vidrio cortante de un color gris amarronado, que se mezclaba con el óxido de hierro del paisaje y…

—Una visión fea, ingrata…

—Es verdad, no era nada amable, pero —de tanto en tanto, aquí y allá— se levantaba del suelo una florcita azul-celeste muy pequeña, que iluminaba -como un trocito de cielo aquella desolación. A lo lejos, estallaban los lapachos en flor; y todo: escoria, florcita celeste y lapachos en flor, era necesario. 

—Síntesis de belleza y placer. Como Mozart, Bach, Brahms, Gluck, que amás, ¿también U2, Peter Gabriel y Luis Alberto Spinetta?

—Mozart, Bach, Brahms y Gluck, dialogan con Dios y obtienen de Él respuestas misteriosas, resplandecientes de belleza, que durarán lo que dure el hombre. Peter Gabriel, U2 o Spinetta, son el reflejo de nuestro mundo y sus formas de música revelan la poesía angustiada de una época, que obliga al hombre a una dolorosa cotidianeidad.

—¿Sin la sonrisa que había nacido en Creta?

—Pero recordá que, después de aquel nacimiento, los romanos empezaron a aparecer en sus esculturas con los ceños fruncidos; había comenzado el designio de la modernidad: habían perdido la sonrisa. Y es cierto que en el 1500 Leonardo la recuperó, pero ya no como un canto al sol y a los sentidos; era una sonrisa enigmática, reflejo de quién sabe qué profundidades de la psiquis. Ya ves…de una civilización o de una cultura, queda lo que ella es capaz de simbolizar; y para eso está el arte.

—Pero lo que hoy llaman “arte”, no tiene ni la plenitud, ni la alegría de la sonrisa griega…

—Es verdad. Y si dejo de lado la alegría histérica que quieren vendernos ciertos medios de comunicación, concluyo que el arte -en general- hoy es torturado y dramático.

—Qué fortuna sería si, en cambio, el arte —“la pasión de la totalidad”, según Rilke— fuera tapa de los diarios…

— ¿Si dijeran: “El secreto de la vida está en el arte”, por ejemplo?”¿Qué te parece un titular así? Pero no soñemos, la realidad es que el arte está en primera página, sólo cuando se compra o se vende caro, porque padecemos un materialismo ordinario y abrumador.

—Los placeres de los sentidos parecen más importantes que los del espíritu…

—Pero para mí, el ser humano es una unidad indisoluble, más allá de que sea un lugar común poner por encima los valores del espíritu, aunque no se hable del espíritu ni siquiera como lugar común.

—Cuánto alborozo si, en cambio, leer fuera como respirar, si nadie se cancelara el corazón y si comprendiéramos que el conocimiento es luz…

—A ver si recuerdo aquella fábula del emperador chino, cuyo reino padecía crímenes y otros horrores. Sí, creo que sí: recurrió al hombre más sabio, quien le aconsejó que obligara a sus súbditos a estudiar gramática. “Si conocen el sentido de las palabras -le dijo- tendrán conciencia de los actos que cometen”. ¿Ves? Si leer fuera como respirar y se aprehendiera que el conocimiento es luz, entonces todos serían responsables; y todos vivirían con placer.

—¿Te causa placer ver a una mujer bella?

—Bueno, muchas palabras perdieron su significado. ¿Qué quieren decir hoy transparencia o justicia, por ejemplo? ¿Y qué significa belleza? Yo, te decía, le asigno el valor de lo trascendente, pero este mundo nuestro se funda en lo intrascendente y de fácil consumo. Entonces, dejame que hable de mujeres lindas, o hermosas, a las que distingue la estética que impone la época.

—A ver, ¿Kate Moss, Stella Tennant, Noemí Campbell, Tyra Banks o María Inés Rivero son bellas?

—Sólo las conozco por la televisión o por revistas, que las muestran estéticamente hermosas por sus proporciones y su gracia. Pero, para saber si son bellas, necesitaría completar su imagen: saber cómo piensan, hablan y sienten.

—Como Van Gogh, preferís “los rostros arados” por la vida, por  donde pasa la vida…

—Sí, porque llevamos escrito lo que somos, gracias a esos surcos que la vida nos deja. Si hablamos de Van Gogh, sabemos que era un místico, que veía la mano de Dios en todo lo que hay sobre la tierra, incluyendo a los hombres. No es  mi caso: como pintor, acepto todo lo que la naturaleza me propone, hombres e historias incluidas. Y en lo personal respeto a los hombres con sus historias, aunque muchas veces no esté de acuerdo con ellas.

 

Magnífico y fino video de obras de Roux realizado por Elba Poretti

 

 

—Por suerte, la vida siempre tiene historias y paisajes nuevos, ¿cómo imaginás el tuyo?

—Mirá… un jarrón con flores, una cesta con uvas o una taza, dispuestas de cierta forma en una mesa, son un paisaje; pero en la taza, algunos verán sólo un recipiente y otros un templo griego, porque lo que elegimos para mirar, es lo que somos.

—Vos ves templo griego…

—Mi manera de mirar es cambiante. Hoy, por ejemplo, ordeno los objetos que me sirven de modelo, como paisajes que vi en el Sur de Italia; una jarrita blanca es una columna griega; las flores azul profundo con hojas verde-negro, son aquellos mares y aquellos pinos oscuros;  y algunos ladrillos, son la terracota de algún pequeño poblado de Sicilia. Pero todo está bañado por la luz de la ventana alta de mi estudio, que ya no es la de Buenos Aires: es la luz de un recuerdo.

—Tu paisaje es la imagen de su búsqueda…

—“Mi” paisaje, la naturaleza muerta, es el paisaje de un paisaje, del cual quedaron atrapados en mi inconsciente, misteriosos fantasmas.

—¿Te da placer?

—No es una experiencia placentera o no: es inevitable.

—Recuerdo tu deslumbramiento con “Las Meninas”, de Velázquez, ¿ver, sentir y penetrar esa obra, es equiparable a otro goce?

—El hecho de que existiera un Velázquez, redime a la especie humana y eso es más importante que sentir o no placer.

—Y, si como escribió Borges, a veces se llora “por todas las cosas que merecen lágrimas”, ¿la contemplación de “Las Meninas” es un deleite?

—¿Recordás que Borges dijo también que “la luz es la sombra de Dios”?

—Si hablamos de  la poética de Brujas, del misterio de Praga, del arte y del sentido de República que aletean en París, y de… ¿cómo asimilar tanto prodigio?

—Dejándonos llevar. Pero claro, me hablás de Praga, de Brujas, de París, de lugares con dos mil años de historia… ¡y de qué historia! Es nada menos que la cultura de Occidente que desfila ante nuestros ojos.

—¿Y “nuestra” cultura?

—Creo que —ética y moralmente— no pasamos por un buen momento. Pero esto no da motivos para que individualmente nos unamos a la comparsa; podemos, como mucha gente que lo hace, dar un paso al costado, verla pasar y vivir nuestra propia alegría.

—Una alegría con burbujas…

—-Claro que sí; y como dice el clásico italiano “Cucchiaio d’Argento, “a este vino tan cuidado y deseado hay que verterlo siempre despacito…y es mucho mejor el vaso largo en forma de cáliz, esos que los franceses llaman flùte…”

—Si pensamos con William Blake que “una chispa contiene todo el infierno”, ¿qué cosa contendrá al cielo todo?

—(Con certeza) Aquella florcita azul celeste que en medio de la escoria, iluminaba el cielo.

 **Fotos: ©Ramón Puga Lareo * Las fotos fueron hechas en otra de las muchas entrevistas que hicimos a Guillermo Roux, Puga Lareo en las imágenes, yo en la palabra

**Publicado en revista «Plaza Mayor», Enero 1998 
Guillermo Roux: 
http://www.guillermoroux.com.ar/

 

Cristina Castello: Site: http://www.cristinacastello.com ;  Blog:  http://0z.fr/MDxe6 ;  https://www.facebook.com/cristina.castello3 , https://twitter.com/CrisCastello01

 

Commenter cet article