Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

«En el corazón del grito», poema de André Chenet

Publié le par Cristina Castello

    Carrington niños inocentes

«En el corazón del grito»

 

André Chenet

 

Espero la desescritura

el estallido de una palabra sobre la piedra

espero la panacea de las soledades

en una ceremonia de follajes

y de llamados de pájaros

espero la contaminación abrasante de las savias

la tierna crucifixión

donde los ojos se retornan

bajo la presión mortal del deseo.

 

Espero sublimes encantamientos

para ir delante de las alas del viento

me levantaré

contra los dolores profundos

que los hombres infligieron a las mujeres

desde épocas inmemoriales

espero la danza de la desesperanza

en medio de los tambores batientes de la tempestad

donde  chorrea la multitud de flores en cólera

 

Ahora las violetas recubren mis ojos

y escupo rubíes de sangre en los pozos

espero un lenguaje encarnado

con los gestos de la luz

en los teatros de sombra de la desgracia

donde toda poesía se escribe en el corazón del grito.

 

Traducción del francés: Cristina Castello

Poema del libro «Au cœur du cri» de André Chenet 

 Éditions Les voleurs de feu - Francia, 2010

 

A propósito de « En el corazón del grito», comentario de la poeta Stella Tiscornia

Tantas veces he releído «En el corazón del grito»...
Es el mejor poema que me ha sido revelado últimamente.
Tiene este hombre un talento que se escapa de la lógica artística para mostrarse carnal pero a la vez espiritualmente puro.
Me... ha llegado de un modo visceral, con sangre y con rosas.
Quien escribe de este modo tiene una singularidad que lo hace único, de una naturaleza absoluta.
Opulencia de imágenes, lírica de un refinamiento lingüístico excepcional, cadencia rítmica que se vuelve bramido.
“Las flores en cólera” una figura difícil de imaginar que no lo ha sido para este poeta.
Y nos convence que de todas las presiones, la del deseo es mortal para un ser pasional.

*¡Mis felicitaciones a este gran POETA!

*** Œuvre : Leonora Carrington

 

 

 

Commenter cet article